Canalsecurities

El conflicto europeo

Ucrania un país azotado por una guerra que ha dejado más de 14,000 muertos. Uno de los países más extensos de Europa, lleva desde el 2014 inmerso en un duro conflicto al este del país. ¿Pero cuál es el origen de este conflicto?

Si bien la conversación en los mercados financieros se centra en la política monetaria y la inflación, las posibilidades de un conflicto armado por Ucrania que involucre a Rusia siguen siendo muy reales. Los inversionistas suponen que ni Rusia ni EE. UU. y sus aliados de la OTAN se involucrarán en una confrontación militar prolongada; no sería del interés de nadie. Pero, el riesgo de sanciones económicas para castigar a Moscú, las cuales tendrían el efecto de hacer subir los precios del petróleo, es un asunto diferente.

Por lo tanto, el crudo Brent es ahora el más caro desde una caída épica en 2014, cuando el cartel de la OPEP perdió la disciplina. Lo extraño es que el dólar y el precio del petróleo suelen tener una fuerte correlación inversa. Todas las transacciones de petróleo están denominadas en dólares, por lo que un aumento del precio del petróleo debería conducir automáticamente a una caída del dólar, y viceversa.

Pase lo que pase en Ucrania durante las próximas semanas, los inversionistas están convencidos de que la economía rusa está en problemas. Mientras tanto, Europa del Este ha logrado evitar verse atrapada en la última liquidación rusa. Pero la región todavía parece vulnerable si la crisis de Ucrania se profundiza. Los mercados bursátiles de Rusia y Europa central y oriental han tenido una década horrible.

Ucrania está apostando por convertirse en la principal superpotencia criptográfica del mundo. Ahora la crisis de Rusia está asustando a los inversionistas.

Ucrania esperaba ser el principal centro de DeFi (Decentralized finance) del mundo, pero ¿las crecientes tensiones fronterizas impedirán que sus ambiciosos planes criptográficos se hagan realidad?

Los rusos poseen más de $214 mil millones en criptomonedas, según una estimación que el Kremlin está utilizando mientras hace planes para regular la industria.

**Bloomberg


Joel Moran