Canal Securities

Invierno: crisis energética

La crisis energética de Europa se avecina para el resto del mundo en este invierno. La cruda realidad es que simplemente no hay suficiente gas natural para impulsar la recuperación postpandémica. 

En el siguiente gráfico podemos ver los costos por región para generar gas para la calefacción:

Europa

El aumento en los costos de la energía no es sólo un problema británico. La creciente demanda y la disminución de los suministros de gas han llevado los precios de la energía a niveles récords en toda Europa, una crisis que presagia problemas para el resto del planeta. No podría haber llegado en un peor momento para la Unión Europea, ya que busca un acuerdo sobre reglas climáticas más estrictas, incluida la restricción de la inversión y el uso de combustibles fósiles. La transición a una economía baja en carbono no será barata.

En el Reino Unido, Boris Johnson podría llamar al ejército para ayudar a entregar gasolina bajo un plan de contingencia llamado Operación Escalin. El primer ministro cedió a las demandas de expedir visas a conductores de camiones extranjeros, después de que las compras de pánico dejaran vacías algunas estaciones de servicio.

Los inventarios en las instalaciones de almacenamiento europeas se encuentran en niveles históricamente bajos para esta época del año, mientras que los flujos de tuberías desde Rusia y Noruega han sido limitados. Asia y América Latina no serán inmunes a las consecuencias. Los exportadores estadounidenses están preparados para enviar más gas natural licuado que nunca a medida que nuevos proyectos entren en funcionamiento hacia fines de año. Pero a medida que salga más gas al exterior, habrá menos disponible en casa. Aunque los precios del gas han sido notablemente más bajos en los EE. UU. que en Europa y Asia y se están negociando cerca del nivel más alto desde 2014. 

En el siguiente gráfico podemos ver aumento del precio del gas en Europa para este 2021. El repunte ha obligado a algunos productores de fertilizantes de la región a reducir la producción, y se espera que sigan más recortes, lo que amenaza con aumentar los costos para los agricultores y potencialmente una inflación mundial de los alimentos. En el Reino Unido, los altos precios de la energía han obligado a varios proveedores a cerrar.

China

Los residentes de varias provincias del norte ya se han enfrentado a apagones. Guangdong, con una economía más grande que la de Australia, está pidiendo a la gente que use luz natural en los hogares y limite el uso de aires acondicionados después de implementar grandes cortes de energía en las fábricas.

Las naciones dependen más que nunca del gas natural para calentar hogares e industrias eléctricas en medio de esfuerzos para aumentar el uso de fuentes de energía más limpias. Pero no hay suficiente gasolina para alimentar la recuperación posterior a la pandemia y recargar las existencias agotadas antes de los meses fríos.

La crisis energética de China se perfila como la última conmoción en las cadenas de suministro mundiales, ya que las fábricas se ven obligadas a conservar energía, frenando la producción. La interrupción se produce cuando los productores y los transportistas compiten por satisfacer la demanda de todo, desde ropa hasta juguetes para la temporada de compras navideñas este fin de año. Las líneas de suministro se han visto trastornadas por los crecientes costos de las materias primas, las largas demoras en los puertos y la escasez de contenedores de envío. Esto es lo que está causando la crisis energética de China. En otros lugares, Europa tiene su propia crisis energética, y se avecina para el resto del mundo.


Joel Moran