Canal Securities

Bonos verdes soberanos

Colombia emitió hace poco y con éxito, cerca de US $200 millones de dólares en bonos verdes soberanos y con un vencimiento a 10 años.

Se le llama soberano a un bono, cuando el emisor es un Estado y pone garantías y flujos futuros de orden estatal para afrontar dicha obligación.

En los últimos años se han emitido este tipo de instrumentos de deuda promovidos desde el sector privado, pero el Estado colombiano lo hace con cargo a sus compromisos soberanos, homologando la emisión con su deuda pública.

El auge por disminuir la huella de carbono y devolver algo del origen al medio ambiente, deberían considerarse como políticas de Estado, que en el caso de Colombia, han sido asumidas.

De manera que Panamá debería tenerlo en cuenta, dada su biodiversidad que lo demanda. Se convierten en esa alternativa para financiar proyectos que se vuelvan realidad. No será un problema que sean financiados con cargo al presupuesto y a plazos largos que permitan seguir manteniendo buenas prácticas en la reducción de la contaminación y preservación del medio ambiente. Esto sin contar con el número de puestos de trabajo que podrían generarse durante y después de terminados los proyectos.

Con la colocación de este tipo de emisiones, pueden ponerse en marcha proyectos que vayan con propósitos específicos como los que se detallan a continuación:

  • Recuperación y mantenimiento de las cuencas de agua dulce.
  • Saneamiento, recuperación y preservación de las playas y bahías.
  • Financiación en el reemplazo del transporte público y privado que disminuya el consumo de combustible fósil.
  • Desarrollo de proyectos de generación de energía renovable, haciendo énfasis en las que se ajusten a la topografía, recepción de luz y fuentes de agua que se puedan explotar con bajo impacto ambiental en su construcción.
  • Adoptar programas de energía renovable, que sean implementados en toda su desarrollo con energías limpias.
  • Manejo de residuos tóxicos, basuras y estímulos para el reciclaje.

Las tasas de una subasta de este tipo las pone el mercado y a diferencia de Colombia, la ventaja competitiva de Panamá, entre varias, está su moneda circulante (USD), eliminando los riesgos en los movimientos de la tasa de cambio.

Si hay apetito por este tipo de activos con este propósito, el desarrollo y puesta en marcha, debería estar garantizado y el Estado podría servir la deuda por el tiempo al que sean emitidos los bonos. Los ahorros que se consigan por la eficiencia, provisionarían de alguna manera, parte de esos compromisos hasta su vencimiento. El respaldado soberano contiene el riesgo país.

En el mercado global, existen compañías que se dedican a varias de las actividades mencionadas previamente y que pueden estar dentro de un portafolio de inversiones. Estas son tendencias de largo plazo que pagarían muy bien, ya que su objetivo está definido y tendrán una demanda en crecimiento. Normalmente se les conoce como activos temáticos o de tendencia.




Mario Montoya