Canal Securities

Decisiones económicas en jaque

El cóctel puede resultar en una mezcla de sabores bastante pesada para quien lo toma y las economías del mundo no serán la excepción.

Durante las distintas crisis económicas, siempre se acostumbra a tener perspectivas de corto, mediano y largo plazo por parte de los expertos y analistas en distintos temas. Pero esta crisis que vivimos hoy, no tiene proyecciones contundentes, porque la pandemia ha sido ese evento sorpresivo que sobrevino y en el que se desnudó el precario estado en el que se encuentra la infraestructura de salud en todo el mundo.

Ya hemos escrito sobre inflación, vacunación, renta fija, renta variable, índices y crecimiento. Cada línea fue explicada con sus posibles consecuencias. Estas nos tendían un camino o nos arrojaban a un posible resultado. Al final, todo resultó tan incierto, que no se pueden hacer apuestas de facto. Estamos queriendo ver una luz al final del túnel, pero no nos damos cuenta que puede ser un tren que viene de frente.

El consumo personal es inestable en ciertos rubros, mientras que el crecimiento económico de las “grandes economías”, no muestra señales de avance en algunos casos o casi nada en otros. Los resultados de las distintas encuestas entre analistas, sólo podrían compararse con los fechados, justo antes de la pandemia.

Economías que no crecen y que tienden a un consumo ligeramente alcista, pueden conducir a un fenómeno llamado estanflación. Este se define en un escenario inflacionario con un estancamiento en el crecimiento económico. La encrucijada para las autoridades está a la orden del día, dado que tienen las manos atadas, por tan limitado spread en el manejo de las tasas de intervención. Un leve aumento, encarece el crédito y desacelera el fondeo de las empresas.

Por lo anterior, los países acuden a más endeudamiento para subsidiar ciertos renglones de sus economías y los ciudadanos empiezan a priorizar sus gastos y consumir en rubros esenciales que elevan la demanda en sectores tan puntuales como la canasta básica.

¿Qué pasará si las autoridades económicas deciden desmontar las ayudas porque sencillamente se acabó el dinero?… ¿Qué pasará con esa fuerza laboral cuando se suspenda la ayuda en dinero que distribuye un gobierno como el de los Estados Unidos?

Debemos estar preparados para observar altos niveles de desempleo por un período más extenso, por lo menos, para los próximos 18 meses, balanzas comerciales deficitarias, un poder adquisitivo comprometido y mayores contingencias de las empresas en varios sectores.

Por ello hay que cubrir los portafolios con derivados financieros y vehículos que limiten las pérdidas por desvalorización y no salir de activos que siguen pagando sus dividendos o intereses de manera regular y sin contratiempos. Analizar y seleccionar productos en sectores que no van con el ciclo económico, que pueden brindar un retorno aceptable y evitar papeles largos para tener la oportunidad de reinversión a una mejor tasa en el mediano plazo.

Si quieres conocer más acerca de nuestra opinión del mercado y nuestras mejores fórmulas de inversión, déjanos tu información en el siguiente formulario:

Mario Montoya