Canal Securities

El delicado equilibrio de la cadena de suministros global

La pandemia del COVID-19 (junto con los nuevos brotes de la variante Delta), el cambio climático (junto con los tifones y huracanes que golpean a Asia) y las restricciones de cada país, están haciendo que el tiempo de entrega de mercancías que antes tomaban semanas ahora demore meses.

El problema es mundial, no solo en los puertos de China hay retrasos, si no que el efecto continuará en Estados Unidos. Cuando la mercancía llega, el problema se repite al enfrentarse a los puertos y los ferrocarriles con severas demoras.

La industria de la cadena de suministro contiene 25 millones de contenedores y unos 6,000 barcos que transportan continuamente mercancía por todo el mundo, lo que hace que cualquier situación de retraso provoque un gran problema.

Para citar un ejemplo, el pasado mes de marzo en el canal de Suez este accidente retrasó la entrega y ocasionó un aumento en los precios de los productos. Este evento pudo haber tenido consecuencias con la subida de precio en general (Inflación).

En este gráfico podemos ver como aumenta la estacionalidad de los contenedores en los puertos de la costa Este de Estados Unidos, una vez que ocurren los llamados cuello de botella.

A continuación, a través de otra imagen, podemos ver como el envío de productos fertilizantes actualmente demora meses cuando en años anteriores a la pandemia duraba únicamente un par de semanas. La misma mercancía que antes tomaba dos (2) meses y medio ahora está demorando los nueve (9) meses de entrega y con suerte.

Posiblemente esta brecha de tiempo aumente un poco más ya que las restricciones continúan y la mayoría de los productos se encuentran en puertos y ferrocarriles esperando la descarga para luego trasportarlos hasta sus bodegas.

Muchos mencionan que la inflación es únicamente temporal pero estos retrasos de la cadena de suministros podrían aumentar aún más los precios de los productos y dejarlos ahí por buen tiempo.

El problema no es únicamente de China y EE.UU., Europa también se está viendo afectada por estos cierres y retrasos, lo que da como resultado el aumento de los productos que usan sus fábricas para confeccionar y crear sus productos muy famosos “Made in Germany” de alta calidad y precisión.

Por otro lado, la OMC (Organización Mundial del Comercio) tiene prevista una reunión para el próximo mes de noviembre donde su director general Ngozi Okonjo-Iweala, ha expresado su deseo de realizar esta reunión en persona ya que el cambio de horario y una reunión virtual quizás haga que no se llegue a un acuerdo. 

Si no se logra un acuerdo en esta reunión el próximo mes de noviembre estaremos en graves problemas.

De los cincuenta y tres (53) países en el Ranking de Resiliencia contra el Covid de Bloomberg, los cinco últimos están todos en el sudeste asiático, Vietnam (No. 50) ha caído cuatro lugares respecto al mes anterior. Esos mismos cinco países proporcionan alrededor del 6% de las exportaciones mundiales y suministran insumos cruciales a sus principales clientes a nivel mundial, incluida la mitad de las importaciones de semiconductores de Estados Unidos, según estimaciones de Natixis.

“Nos estamos moviendo rápidamente hacia una situación en la que los niños estadounidenses abrirán cajas envueltas para regalo debajo del árbol de Navidad y luego encontrar una pequeña nota que dice: ‘Lo siento, ese regalo genial de su mamá y papá no está disponible en este momento. Espere unos seis meses’”, dijo Adam Sitkoff, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Estadounidense en Hanoi.

En conclusión, podemos decir que la elevada demanda de productos para el otoño y principios del invierno en Estados Unidos y el resto del mundo, podría tener consecuencias sobre la inflación de una forma más prolongada.

Si quieres conocer más acerca de nuestra opinión del mercado y nuestras mejores fórmulas de inversión, déjanos tu información en el siguiente formulario:

Joel Moran