Canal Securities

El verdadero activo del sector petrolero: las reservas

Las reservas de crudo se certifican en probadas, probables y posibles. Cada nivel otorga un porcentaje de su existencia en un bloque exploratorio.

El activo más importante de los países que producen petróleo son sus reservas equivalentes. ¿Pero qué significan las reservas equivalentes?, pues bien, estas son el resultado de la suma entre las reservas de crudo (pesado o ligero) y las reservas de gas natural que se hacen equivalentes en barriles de crudo. El resultado de gas a crudo equivalente, deriva de la cantidad de pies cúbicos necesarios que tengan el poder calorífico igual al de un barril de crudo convencional. La literatura sobre este tema describe las reservas en barriles equivalentes.

El crudo se clasifica en pesado y ligero. El pesado es aquel que está ubicado en yacimientos profundos o en trampas rocosas y requiere de una mayor infraestructura que permita extraerlo, transportarlo y producirlo. Justo después de procesarlo, el resultado obtenido es de aproximadamente un 30% de un barril de crudo más liviano.

Por su parte, el crudo ligero requiere menos procesos industriales y rinde más para la extracción de algunos derivados. Sin embargo, este tipo de crudo ya es escaso. Así que los costos para explorar, perforar, extraer, transportar y producir, sólo son viables con un precio de barril de crudo que permita que los campos concedidos a las petroleras sean comercialmente explotables.

Cuando se otorgan los bloques para exploración por parte de un estado a las empresas del sector y estas encuentran reservas, las van sumando a sus activos con una determina clasificación que pondera la cantidad de barriles que están bajo tierra y que se pueden vender en el mercado.

Las reservas certificadas con su ponderación estimada son las siguientes:

Probadas:     90% de certeza de su existencia.

Probables:    50% de certeza de su existencia.

Posibles:       5% a 15% de certeza de su existencia (usualmente no se agregan).

Para dar un ejemplo, si un país tiene reservas por más de mil millones de barriles equivalentes (1,000,000,000 barriles), una parte de ellas estarán en crudo y otras en gas natural (se suman las reservas probadas y probables).

Cuando una empresa petrolera hace un hallazgo sobre un bloque, las reservas certificadas se suman a las del país, de manera que se pueda cuantificar el valor de su riqueza petrolera, el potencial y la cantidad de barriles a extraer por día que se pueden negociar en el mercado, dejando a la empresa con un porcentaje (%) de la venta neta y al estado con el otro porcentaje que viene de la distribución de regalías.

La exploración y explotación petrolera cada vez es más invasiva con el medio ambiente, pero mientras existan reservas, las mismas estarán sujetas a procesos de disminución de partículas de contaminación en el aire para mantener su vigencia en el mercado industrial.

Varios países se enfocan desde ya por el camino de las energías renovables en algunos sectores, principalmente en el de transporte.

Finalmente, la infraestructura petrolera tiene un valor que se deprecia y en esto hay que referirse a la maquinaria, planta y equipo, mientras que las reservas estarán sujetas a los precios de mercado.

El valor de una compañía petrolera es dinámico y está determinado por sus reservas. Sus ingresos derivan de su capacidad de producción, la cantidad de reservas que administra y por supuesto, los precios en el mercado.

Si quieres conocer más acerca de nuestra opinión del mercado y nuestras mejores fórmulas de inversión, déjanos tu información en el siguiente formulario:

Mario Montoya