Canal Securities

Energía Solar

Estamos viviendo momentos de muchos cambios y uno de los principales ha sido el proceso que se está llevando a cabo respecto a la transformación del consumo de energía a nivel mundial.

Estamos viviendo momentos de muchos cambios y uno de los principales ha sido el proceso que se está llevando a cabo respecto a la transformación del consumo de energía a nivel mundial. Estamos ante una tendencia que parecería irreversible, en la cual el mundo se aleja cada vez más de las energías sucias (carbón, petróleo, gas) y se orienta hacia las energías renovables. Es un cambio generacional en el cual diferentes regiones del mundo han decidido alinearse al llevar a cabo planes y políticas de gobierno impulsados por los criterios de mejorar las prácticas ambientales, sociales y de gobierno (ESG).

Cuando hablamos de energías renovables o también llamadas energías limpias podemos encontrar distintos tipos, entre los que podemos mencionar la energía eólica, la energía hidráulica, la energía geotérmica, la energía de biomasa y biogás, la energía de biodiésel y la energía solar entre otras.
Dentro de la energía solar que se estima que represente el mayor porcentaje del suministro eléctrico global en los próximos años hay dos tipos de tecnologías que destacan, una es la energía solar térmica y la otra es la energía fotovoltaica. En ambos casos, lo que se busca es aprovechar de la manera más eficiente la energía que proviene del sol a través del uso de paneles o receptores solares. La energía solar térmica se utiliza principalmente para calentar fluidos y a partir de este proceso se le puede dar diferentes usos industriales. Por otro lado, la energía fotovoltaica es la transformación directa de la radiación solar en electricidad.

La crisis ocasionada por el COVID-19 ha afectado a todos los sectores de la economía, entre los cuales destaca el daño sufrido por el sector energético. En este sentido, las energías renovables parecen haberse revelado ante el deterioro ocasionado por la pandemia, ya que el sector ha mostrado una resiliencia muy importante. La electricidad generada por la tecnología renovable ha aumentado aproximadamente en un 7% en el año 2020, lo cual contrasta con la caída del 5% que ha tenido la demanda de energía a nivel mundial. Se estima que para el año 2021 la tasa de crecimiento sea superior a la de los últimos cinco años, ya que como podemos observar a continuación, las perspectivas son muy alentadoras considerando las nuevas adiciones de capacidad  solar fotovoltaica para los próximos años.

Como mencionábamos anteriormente, hay muchos factores en la actualidad que respaldan y aceleran el crecimiento del sector. En términos geográficos, políticos y de demanda podemos mencionar los siguientes:

Factores geoglobales:

  • Estados Unidos apunta a descarbonizar su economía para el 2050 y la generación de energía para el 2035. Los servicios públicos han comenzado a reemplazar las plantas de energía de carbón por granjas solares fotovoltaicas que cuentan con capacidades de almacenamiento.
  • La Unión Europea tiene como misión elevar el objetivo de reducción de emisiones de CO2 al 60% para el 2030 y pretende ser neutral en carbono para el 2050. El plan de recuperación está inyectando cerca de 300,000 millones de euros en inversiones ecológicas.
  • China apunta a ser neutral en carbono para el 2060 y reducir sus emisiones de CO2 antes del 2030. En el nuevo Plan Quinquenal 2021-25 las fuentes apuntan a un aumento masivo de los objetivos de energías renovables.

Perspectivas globales de la demanda:

  • La demanda mundial de electricidad crecerá a una tasa promedio de 2.1% hasta el año 2040.
  • Se estima que la energía renovable aumentará un 65% en los próximos diez años y un 400% hasta el año 2040.
  • Se estima que la energía solar fotovoltaica podría crecer seis veces en los próximos 10 años.
  • Estados Unidos va a requerir más de 50 GW de instalaciones solares por año.
  • La Unión Europea planea instalar más de 60 GW de energía solar por año.
  • China podría instalar un promedio de 70 a 80 GW de energía solar por año durante los próximos 5 años.
  • Se espera una inversión de 1.3 billones de dólares hasta el año 2025, de los cuales el 50% estaría destinado exclusivamente al mercado de energía solar fotovoltaica.

Según el último informe presentado por la Agencia Internacional de Energía, se estima que para el 2030 el 80% del total de energía  electrica requerida a nivel mundial va a estar generada por energías renovables. Dentro de lo cual, la energía fotovoltaica representará la mayor parte de las nuevas inversiones a nivel mundial. Se espera que el 54% de las inversiones acumuladas esten dirigídas a este sector.

A continuación podemos observar como ha ido evolucionando la capacidad de producción de energía y las proyecciones para los próximos diez años.

Otro factor importante a tener en cuenta y que respalda aún más el crecimiento del sector, es la disminución del precio de la energía solar. Desde el año 2010 la disminución ha sido del 90% y actualmente es más económico utilizar energía renovable que construir nuevas plantas de energía de carbón. Según las proyecciones realizadas por IHS Markit, la elevada disminución de los costos en las tecnologías renovables significaría que solo un aumento del 9% en el gasto se asociará con un aumento del 45% en nueva capacidad renovable bruta acumulada en 2021-2025 en comparación con 2015-2019.

Por otro lado, uno de los temas que más ruido ha hecho últimamente ha sido la evolución del mercado de vehículos eléctricos, lo cual impulsa y favorece nuevamente las perspectivas de este sector.

Como lo habíamos mencionado antes, el cambio en las políticas económicas y medioambientales favorables para el sector de energías limpias y  los programas de estímulo de muchos países destinados a incentivar el mercado de vehículos eléctricos, pueden incrementar el crecimiento aún más de lo proyectado.

Para mencionar algunos puntos relevantes:

  • La Unión Europea ha aumentado el subsidio para el desarrollo de vehículos eléctricos.
  • China que ha extendido sus políticas de subsidios por lo menos hasta el año 2022
  • Estados Unidos, bajo la nueva administración, esta comprometido al desarrollo de este mercado y se espera que abandone la oposición del gobierno federal a los estándares más estrictos de economía de combustible y emisiones de vehículos de California.

Todos estos puntos, sumados a la evolución de la tecnología, ponen al sector en una situación muy expectante de cara a los próximos años. El consenso por parte del sector energético es uniforme y claro. El presente y el futuro es la energía solar.

Como conclusión, podemos mencionar que estamos ante un contexto de transición a nivel mundial hacia una economía de emisión cero. Se espera que la energía solar abastezca por lo menos el 20% de la electricidad mundial hasta el 2030 (el 14% directamente de la energía fotovoltaica), se espera un aumento en la demanda, una estabilidad de precios y una disminución de costos muy importante.


Si quieres conocer más acerca de nuestra opinión del mercado y nuestras mejores fórmulas de inversión, déjanos tu información en el siguiente formulario:

Marcos Velez