Canal Securities

Ignorando las señales

Un inversionista no puede abstraerse de lo que observa dentro del comportamiento agresivo del mercado, sin aversión al riesgo y que puede llevarlo a tomar decisiones equivocadas.

La pandemia por el COVID-19, no ocasionó el desastre económico que se nos viene encima, más bien fue un disparador que aceleró su llegada y la crisis que visualizan los expertos, tiene diferentes matices e interpretaciones que dejan a los inversionistas con pocas opciones, en medio de una abundante liquidez.

Varias teorías circulan en el ambiente y vemos cómo el mercado se comporta de manera errática. En momentos de incertidumbre, debería considerarse algo de prudencia y tratar de estar en sectores en donde tal vez no se obtengan altas valorizaciones, pero en los que si se podrían obtener dividendos aceptables, que superen incluso al flujo de un cupón de intereses, ofrecido por una deuda de corto plazo.

Esta situación hace difícil mezclar un portafolio, sin que tenga un ingrediente de riesgo. Prácticamente los asesores de inversión están en esa difícil tarea, que consiste en entrar a una mina para picar la roca y encontrar la veta de activos que permitan hacer “malabarismo” de portafolio y llegar a un retorno decente sin vencimientos largos.

Los índices bursátiles suben presionados por un grupo pequeño de acciones que contiene la carga del avance, mientras que otras compañías siguen con un comportamiento ajustado y acorde con sus resultados financieros.

Los agentes del mercado sobreestiman los resultados y subestiman el sector. Hoy las empresas son más grandes, pero no se tienen referentes comparables. Es evidente el reinicio de varios preceptos económicos a los que no estábamos acostumbrados y las crisis anteriores nos dan pistas de lo que podría ocurrir, pero en realidad nada ocurre.

Por décadas hemos sabido que pasa cuando existe una alta inflación, cuando no se llenan las plazas de trabajo o se tiene un alto índice de desempleo en ciertos sectores, cuando la economía se estanca o cuando se quiere inundar al mercado con papel moneda.

Cuando hay mucho de “algo”, como el dólar en este caso, su precio bajaría y cuando lo hace, el poder adquisitivo se deteriora.

Ninguno de estos tópicos ha sido debatido a profundidad, porque lo clasifican como transitorio y sabemos que si el hilo se rompe por el lado más delgado, es de esperarse un escenario poco alentador, si los fenómenos transitorios se vuelven permanentes.

Los grandes avances nos sorprenden, las agendas económicas están llenas de retos, pero usted como inversionista se ha preguntado, ¿cuál es el mejor lugar para estar invertido en este momento?

Es por eso que a la hora de administrar su patrimonio, debe asesorarse de un especialista para cada porción o sector que haga parte de su portafolio. Siempre es bueno tener una segunda lectura o tal vez una tercera y tomar decisiones con argumentos de base.





Mario Montoya