Canal Securities

Invertir, explicado en seis dichos

Demasiada gente cree que invertir en el mercado de valores es un juego de azar. Falso. Invertir es un proceso sistemático, analizando y ponderando múltiples variables, antes de poner el primer centavo en el mercado. 

  • Objetivo: La inversión es solo un medio para lograr fines. Los más comunes son; crecer el patrimonio para lograr objetivos personales, o para recibir ingresos adicionales en forma regular o para ambas cosas. Objetivos claros son básicos para la selección adecuada de valores y en la determinación de los criterios retorno y seguimiento de las inversiones. Antes que nada, defina sus objetivos de inversión. Cabe aquí la sentencia de Séneca “Cuando un hombre no sabe hacia dónde navega, ningún viento le es favorable”. 
  • Tolerancia al riesgo: Las inversiones son vehículos donde se desembolsa ahora para recibir beneficios futuros y siempre existen riesgos de diversos tipos, muchos o pocos. No todas las personas tienen la misma tolerancia al riesgo ni tienen los recursos financieros para afrontar las posibles pérdidas de una mala inversión.  Cotejar las necesidades de inversión con los riesgos que se deben tomar es esencial para determinar los instrumentos y los horizontes de inversión.  Y siempre recordar el pregón de Mark Zuckerberg, “El mayor riesgo es no tomar riesgos”
  • Diversificar: Los riesgos no se pueden eliminar, pero pueden reducirse considerablemente. Así, al invertir procure adquirir inversiones de diferentes tipos, de diferentes emisores y ojalá de diversas jurisdicciones, con lo que se reducen los riesgos inherentes a un solo emisor, a un solo país y a los fenómenos económicos que afectan los valores de forma distinta. Seguir la vieja máxima anónima“Nunca poner los huevos en una sola canasta”
  • Disponibilidad de información: Las buenas decisiones de inversión se toman con información; entre más mejor. Un aspecto importante es la disponibilidad de información clara y confiable. Investigar si los valores están inscritos en mercados organizados y si los emisores están sujetos a normas regulatorias.  Otro aspecto importante es ver si los valores los sigue o monitorean analistas o calificadoras de riesgo en cuyo caso es posible que haya diagnósticos frecuentes sobre el negocio, o su inversión que pueden orientarlo. ¡Y recordar otro refrán popular “En tierra de ciegos el tuerto es rey!”
  • Consideraciones de liquidez:   Siempre es posible que tengan que salir de una inversión antes de lo previsto, ya sea por necesidad o conveniencia.  ¡No todas las inversiones son líquidas y no todas tienen la misma capacidad de convertirse en dinero. Siempre prefiera inversiones que tengan mercados activos o inversiones que tengan implícitas cláusulas o mecanismos de liquidez. Aquí cabe el dicho de Paul Volcker: “No hay tal cosa como demasiada liquidez“.
  • Seguimiento: Uno no invierte y se olvida de la inversión. Las inversiones son reflejo de situaciones dinámicas de la vida real y sus retornos pueden ser cambiantes. Invertir es una disciplina activa que como el ejercicio físico requiere seguimiento y disciplina. Aunque usted tenga un asesor de inversiones o corredor experto, recuerde el refrán “El ojo del amo engorda el caballo”.

Si quieres conocer más acerca de nuestra opinión del mercado y nuestras mejores fórmulas de inversión, déjanos tu información en el siguiente formulario:

Mr. B.