Canal Securities

Los tres valores de una acción

Las acciones que cotizan en bolsa, valdrán lo que el mercado esté dispuesto a pagar por ellas. Su valor depende de la volatilidad del mercado.

Una acción es un título valor que representa la participación en una empresa. Vale la pena aclarar que las acciones no se pueden dividir, es decir, no existe “media acción” o “acción y fracción”.

El primer valor de una acción es aquel con el que se suscribe la sociedad y en donde todo el capital está totalmente emitido y pagado por los accionistas. El valor es muy bajo y se emiten de manera desmaterializada. A las acciones en esta etapa se les llama “nominativas“. De allí se deriva su nombre a “valor nominal“.

El segundo es el “valor en libros o intrínseco“. También se le conoce como “valor patrimonial“. Viene de la división entre el valor patrimonial de la empresa (Activo – Pasivo) y la cantidad de acciones emitidas y en circulación de la misma.

El tercero y no menos importante, es el “valor de mercado“. Todos los días lo mencionan en prensa, noticieros económicos o lo vemos frente a una pantalla transaccional.

Dentro de varios indicadores que se usan para determinar si una empresa está sobrevalorada o subvalorada, nos encontramos con la Q de Tobin. Para calcularla se divide el precio de mercado sobre el valor patrimonial. Si la relación resulta mayor que 1 (uno), indicaría que la acción está sobrevalorada respecto a su valor en libros. Si es menor a uno, se podría pensar que la acción está subvalorada.

Lo anterior no implica que al momento de valorar una compañía, se tenga en cuenta solo este indicador, ya que existen otros elementos que permiten ajustar el valor de la empresa a valor presente.

El valor de mercado lo determinan los agentes involucrados en la plaza bursátil, compradores y vendedores… lo que llaman la oferta y la demanda.

El valor justo o exacto de una acción que cotiza en bolsa, prácticamente no existe… es algo subjetivo. Más bien el valor depende de lo que se está dispuesto a pagar por una acción o el precio por el que se vendería una posición de acciones en el mercado.

Hoy en día existen innumerables acciones que cumplen con una u otra condición o simplemente cotizan a su valor de par, es decir, en 1 (uno), lo que significa que cotiza a su valor en libros (patrimonial).

Ahora la pregunta que se anida en cada inversionista podría ser la siguiente: ¿Cuánto estoy dispuesto a pagar por la acción de una determinada compañía?

Antes de realizar cualquier actividad dentro del mercado de valores como inversionista, busque asesoría, pregunte lo que crea necesario saber para tomar la decisión de invertir. Los argumentos de un asesor con experiencia en el tema, le brindarán una guía para aclarar las dudas, así las respuestas que espera escuchar sean obvias.

Si quieres conocer más acerca de nuestra opinión del mercado y nuestras mejores fórmulas de inversión, déjanos tu información en el siguiente formulario:

Mario Montoya