Canal Securities

Perspectivas | Noviembre 2020

El escenario mencionado de anticipación al resultado electoral se vio reflejada por un “melt-up” en los mercados financieros durante octubre, que culminó en una caída sustancial la semana antes de las elecciones al reconocer la posible inestabilidad causada por el proceso electoral. Cuando la victoria de Biden se convirtió en el escenario más probable, el sector de empresas de crecimiento (Growth) y Big Tech repuntaron fuertemente, reflejado en una subida del S&P 500 a $3,509 a escasos puntos de su precio récord.

RESUMEN DEL MES

  • Mantenemos nuestro enfoque de una recuperación en forma de “K”. En la cual el sector IT (Information technology) se ve altamente beneficiado y por otro lado vemos contracciones históricas en otros sectores.
  • A pesar de la inestabilidad causada por la temporada electoral en los EEUU y la segunda ola de COVID-19 en Europa, los mercados continúan subiendo, impulsados por una expansión en las valoraciones y la esperanza de una vacuna de cara al futuro.
  • A corto plazo, podríamos presenciar un rally alcista en renta variable. Sin embargo, a largo plazo, el futuro se mantiene incierto, somos constructivos en Oro y Plata y vemos como negativo el sector de Renta Fija. 

ESQUINA MACRO

Mercados y economía

Más  de once meses después de que se diagnosticara el primer caso de COVID-19, el mundo sigue intentando adaptarse a la pandemia. En algunos casos como en el sector de Tecnología, hemos visto que la pandemia ha sido capaz de acelerar tendencias. 

Por ejemplo, el teletrabajo creció de forma exponencial, trayendo al presente ingresos del futuro. Diametralmente opuesto se encuentran industrias como hoteles y aviación, que se han visto forzadas a cambiar radicalmente su forma de operar y todavía se pone en duda su capacidad de recuperarse a niveles pre-COVID. 

En conjunto con un mercado boyante, impulsado por las grandes empresas de tecnología (Big Tech), el mundo actual presenta una recuperación en forma de “K”. Los índices, bajo estos impulsos continúan empujando hacia precios récords, lo cual no elimina los problemas fundamentales que se encuentran flotando justo bajo la superficie. 

Bajo este régimen, donde el riesgo económico sigue alto, el inversionista debe considerar cómo protegerse de una debilitada estructura macro y la presión que se genera contra el USD y otras monedas. Es nuestra opinión, el Oro y la Plata presentan una cobertura interesante con bajo costo de oportunidad dadas las tasas de interés en cero o negativas. 

Elecciones en EEUU y Consecuencias

En los Estados Unidos, los mercados anticipaban una Ola Azul, donde los Demócratas ganaban la Casa Blanca, el Senado y la Casa de Representantes en la elección. Bajo ese escenario, el mercado esperaba un plan de estímulo fiscal para fortalecer la demanda interna.

El escenario mencionado de anticipación al resultado electoral se vio reflejada por un “melt-up” en los mercados financieros durante octubre, que culmino en una caída sustancial la semana antes de las elecciones al reconocer la posible inestabilidad causada por el proceso electoral. Cuando la victoria de Biden se convirtió en el escenario más probable, el sector de empresas de crecimiento (Growth) y Big Tech repuntaron fuertemente, reflejado en una subida del S&P 500 a $3,509 a escasos puntos de su precio record. 

Con el GOP (Partido Republicano) posiblemente manteniendo control del senado y reduciendo la mayoría en la casa, es improbable que se pasen medidas de incremento de impuestos, estímulos fiscales masivos o la socialización del sistema de salud. Sin embargo, un 2021 con un congreso bajo una constante tensión entre los partidos se traduce en:

  • Menos estímulo directo, que implica menores tasas de crecimiento y gasto del consumidor.
  • Menos estímulo fiscal, lo que implica menos deuda emitida, lo que causa que la Reserva Federal mantenga tasas en cero.
  • La combinación de menos estímulo y monetización por parte de la Fed causa mayores presiones deflacionarias.

En resumen, consideramos que para el 2021 el riesgo de declive económico incrementa, creando una presión negativa en los precios.

Sin embargo, queda la pregunta abierta de que si la Fed puede volver a rescatar a los mercados en un escenario similar al de marzo de 2020. En cualquier caso, la desconexión entre la economía real y los mercados va a perdurar por un tiempo.

Vemos que, en el corto plazo, estamos posicionados para un rally, sin embargo, a  largo plazo los problemas fundamentales no han sido solucionados. 

RENTA VARIABLE

Durante el mes de octubre los mercados continuaron una tendencia alcista, subiendo casi un 4% en las primeras dos semanas del mes. El impulso fue dado en parte por los reportes de ingresos del tercer trimestre  que superaron las expectativas en un 17%. A pesar de ellos, es importante destacar que, en términos absolutos, los resultados de los earnings per share (EPS) están a -7.9%  respecto al año anterior, y representa el tercer trimestre consecutivo en negativo. Sin embargo, la posible inestabilidad en las elecciones presidenciales y el incremento en casos de COVID-19 a nivel mundial causó ansiedad en los mercados financieros. Entre el 12 y 30 de de octubre, los mercados cayeron agresivamente devolviendo todas las ganancias y más. El S&P 500 cerró en $3,269.94 con un rendimiento de -2.3%.