Canal Securities

Perspectivas | Enero 2021

Los mercados financieros continúan su rally impulsados por las mismas tendencias de estímulos que vimos el año pasado y el comienzo de la distribución de la vacuna.

RESUMEN DEL MES

El S&P 500 empezó el año 2021 de la misma forma que termino el año anterior. De forma positiva, impulsado principalmente por la continuidad de la rotación de los activos financieros hacia el sector de las empresas Value. Dentro de estas, se destacaron los sectores de energía, financiero y materiales.

Estados Unidos presenció un evento histórico que incremento la volatilidad política cuando el partido  demócrata ganó las elecciones al Senado en el estado de Georgia. Con lo cual, lograron obtener el control del Congreso por los próximos dos años. En respuesta a lo sucedido, el Presidente saliente, Donald Trump, llamó a sus seguidores a frenar la ratificación de votos electorales y el Capitolio americano fue invadido y vandalizado. A raíz de esto, el Congreso aprobó el tratamiento para un segundo juicio político contra Donald Trump dentro de su gestión presidencial.

Considerando los nuevos estímulos fiscales masivos y el inicio del proceso de vacunación, el mercado parece haber ignorado la aparición de nuevas cepas del coronavirus, junto con casos, hospitalizaciones y muertes a niveles máximos.

ESQUINA MACRO

El mercado continúa subiendo, impulsado por las mismas tendencias de estímulo que vimos el año pasado y el comienzo de la distribución de la vacuna. Ya hemos visto una recuperación inaudita desde los niveles más bajos alcanzados en marzo, ignorando por completo los niveles de COVID-19, niveles récord bajo cualquier métrica.

La recuperación está en proceso, pero habrá obstáculos

Finalmente estamos viendo algunas señales de recuperación económica, especialmente en términos de producción industrial y producción manufacturera. Adicionalmente, los consumidores estadounidenses agregaron un trillón de dólares en ahorros (incremento de 125%) y redujeron sustancialmente su nivel de deuda. La recuperación de la economía en forma de K se estaría volviendo más angosta, muchos indicadores han mejorado, desde ventas de hogares existentes hasta el sentimiento del consumidor.

ESQUINA MACRO MERCADO Y ECONOMÍA

Las nubes grises vienen de los millones de empleos que no se han recuperado, ya que el beneficio en ahorros e ingresos se ha enfocado en los consumidores que han podido mantener su fuente de ingreso.

Parecería que algunos riesgos específicos de las compañías han disminuido, como, por ejemplo, el riesgo de insolvencia. Sin embargo, los riesgos macroeconómicos no han desaparecido del todo lo cual podría retrasar la recuperación económica. En general, gran parte de la recuperación dependerá de la capacidad de distribuir la vacuna de forma rápida y eficiente para luchar contra el coronavirus. Por ahora, el proceso ha enfrentado problemas logísticos en cada etapa del camino, lo que llevaría a que la inmunización de la población sea mucho más lenta de lo esperado. Se esperaba que el proceso de inmunización dure aproximadamente un año. Un retraso en lo planificado podría extender sustancialmente el proceso de reapertura económica, incluso hasta el año 2022.

ESQUINA MACRO ELECCIONES EEUU

Sumado a eso, vemos mayores riesgos políticos, el mejor ejemplo ha sido el asalto al Capitolio de los EEUU a comienzos del 2021. Este evento y el sucesivo juicio político contra Donald Trump crea un ambiente tenso. La volatilidad política puede ser tan mala como la volatilidad del mercado para los inversionistas. El Presidente Electo Joe Biden deberá escoger entre una política conciliatoria o enfrentarse a más situaciones extremistas por parte de ambos bandos.

Finalmente, los inversionistas ahora tienen un Congreso y un presidente del partido demócrata. Con el plan de estímulo masivo e impresión de dinero constante, el mercado ha comenzado a reconsiderar los riesgos de inflación, lo que se ha visto en la subida de rendimientos en los bonos del tesoro a 10 años y la caída del dólar.  Los metales preciosos como el Oro y Plata se vuelven muy atractivos bajo este panorama.

En general, esperamos un año 2021 positivo y con menos sorpresas que el año 2020. Nuestra visión es constructiva, los inversionistas deben estar al tanto de los riesgos que pueden demorar el rally actual.

RENTA VARIABLE

Diciembre fue un buen mes para la renta variable, el S&P paso de 3,634 puntos a 3,756 puntos, para obtener una ganancia de 2.56%. Increíblemente, con todo lo que implicó el año 2020, el S&P cerró 15.36% arriba.

Más allá de la subida de precios desde comienzo del 2021, existen varias señales que nos dan motivos para ser optimistas. Es muy importante considerar la rotación de activos fuera del sector tecnológico hacia los sectores Value. El sector financiero y el sector energético, que habían sido muy golpeados, han sobrepasado el rendimiento del S&P 500, e incluso llegando a prácticamente doblar el retorno del índice durante diciembre. El sector financiero y energético subieron 4.69% y 4.00% respectivamente en el mes.

Nuestra visión es constructiva en renta variable, pero mantenemos una posición neutral en el índice de referencia de EEUU.

RENTA VARIABLE | ENERO 2021

En el corto plazo, consideramos que las valoraciones están bastante elevadas. Una eventual corrección nos permitiría reevaluar nuestro posicionamiento y tener una perspectiva más bullish (alcista). En cuanto a sectores específicos, hemos pasado de Underweight a Neutral en el Sector Financiero, a pesar de los obstáculos estructurales que tiene el sector. Consideramos que las pérdidas netas están provisionadas de forma correcta y las valoraciones respecto al S&P 500 ofrecen descuentos muy altos.

Adicionalmente, el sector de metales y minería continúa siendo atractivo para tomar ventaja de la tendencia secular en el espacio de vehículos eléctricos a medida que la demanda por baterías incrementa. Finalmente, pensamos que la rotación hacia sectores Value continuará y por lo tanto nos inclinamos hacia sectores cíclicos como el de salud (Overweight), energético (Neutral) y materiales (Overweight). De igual forma mantenemos nuestra perspectiva Overweight en Oro ya que vemos los metales preciosos aumentando en el largo plazo y a las empresas mineras de oro con una situación financiera muy saludable.

Hemos cambiado nuestro posicionamiento geográfico, bajando EEUU a Underweight, subiendo Europa a Neutral y Mercados Emergentes a Overweight. El cambio está basado en la rotación a sectores Value y considerando que las métricas de valoración en EEUU son muy elevadas en relación a las otras regiones.

RENTA FIJA

Mantenemos nuestra visión del sector de renta fija como extremadamente cara teniendo en cuenta la relación riesgo-retorno que actualmente funciona en contra del inversionista. Las valoraciones en renta fija parecen estar aún más altas que en renta variable y el espacio de apreciación bastante limitado. Considerando las expectativas de mayor inflación en el mediano plazo, déficits fiscales altos y una impresión de dinero de forma constante, nuestra perspectiva es Underweight sobre esta clase de activos en general.

De hecho, en los últimos seis meses, hemos visto un impulso de casi 50 puntos básicos en el rendimiento de los bonos del tesoro a 10 años debido al posible problema de inflación futura y a medida que se cristalizaban mayores estímulos fiscales y déficits más grandes. 

Sin embargo, para aquellos inversionistas que están buscando alternativas de elevada calificación crediticia, podrían considerar bonos denominados en Yuanes (CNY). Los bonos soberanos de China tienen un spread de 200 puntos básicos respecto a los del tesoro de EEUU, lo que implica un mayor riesgo del que consideramos que amerita. Adicionalmente, con un dólar más débil, el CNY está atractivo.

El sector de mercados emergentes es actualmente el más barato con relación a otros segmentos especulativos, si lo vemos desde el punto de vista de spreads, por lo que hemos subido nuestra percepción a Overweight. Preferimos bonos soberanos sobre bonos corporativos, ya que un dólar americano más débil, le daría un mayor soporte. Del lado de bonos de grado de Inversión, consideramos que el sector en general se encuentra en niveles elevados. Desde un punto de vista relativo, dentro de este segmento consideramos que la parte de baja calidad podría brindar mejores oportunidades.

ESQUINA TÉCNICA

La ruptura del triángulo de consolidación en noviembre nos permitió estimar el mes pasado que el S&P podría llegar a niveles de 3,800 a 3,900 puntos.

Los precios ahora están perdiendo momentum y el indicador MACD está formando una divergencia negativa con los precios, lo que podría ser una señal de alerta para una posible corrección en el corto plazo.

El nivel de precio esperado (3,850 puntos) se mantiene en el corto plazo siempre y cuando los precios se mantengan en el canal ascendente. Cualquier ruptura por debajo de 3,700 empujaría al mercado a una corrección en el corto plazo hacia los 3,600 puntos (-4.5%) como primer nivel de soporte.

S&P 500 (3’768.25) / Gráfico diario

TEMA DEL MES

“El mercado parece muy orientado una bajada del dólar. Está equivocado? Pensamos que no…”

Entre febrero 2018 y abril 2020, el dólar americano se acercó a niveles récord de apreciación, especialmente contra monedas de países desarrollados como el Euro, el dólar canadiense, la libra esterlina y a menor escala el franco suizo y el yen. Esta subida es parte de una tendencia más antigua, ya que su precio histórico bajo en términos reales (ajustados a inflación) fue en Julio 2011, hace 9 años y medio.

Periodos de sobrevaloración extrema son poco comunes, pero recurrentes. Según nuestro análisis, para que el USD pueda volver a su nivel de equilibrio histórico, tendría que caer 10.5% de sus niveles actuales. Por lo tanto, no es sorprendente que muchos inversionistas institucionales mantengan la misma visión, por otro lado muchos gestores de activos se encuentran con posiciones en corto, que actualmente representan un 40% del total en intereses abiertos.

Tasa de cambio real del dólar

El argumento principal parece ser la liquidez inyectada por la Fed a una velocidad y magnitud sin precedentes.  Mientras que otros bancos centrales igual han agregado mucha liquidez al sistema, ninguno lo ha hecho a un paso similar a la Fed.

El análisis macroeconómico que tenemos nos permite encontrar la tendencia, por lo cual pasamos al análisis técnico para definir el tiempo. Basado en nuestro análisis y viendo la gráfica a largo plazo del EURUSD, los precios están saliendo de un bear market (mercado bajista) de 12 años, al haber roto la tendencia descendiente de 1.14 el año pasado.

El tope de enero de 2018 en niveles de 1.25 son considerados un nivel de resistencia fuerte e importante, y esperamos que los precios rompan este punto en algún momento. Una ruptura al nivel de 1.25 abriría la puerta a un bull market (mercado alcista) a largo plazo de EURUSD, con objetivos entre 1.35-1.40.

El índice del dólar (DXY) está dando las mismas señales que el EURUSD, lo que podría implicar que el USD se va a debilitar contra las diferentes monedas. Los precios están cerca a nivel de soporte de 88 y completan un doble techo en la gráfica a largo plazo. Una reacción positiva por parte del dólar es posible en el corto plazo, ya que viene con 10 meses de debilitamiento y se encuentra cerca de un nivel de soporte fuerte. La tendencia a largo plazo está claramente invirtiéndose.

DXY (90.7) /Gráfico mensual

La negatividad contra el dólar tiene mucho consenso en el mercado y esto podría generar dudas acerca de la objetividad. Sin embargo, a pesar del consenso, continuamos defendiendo nuestra posición, ya que vemos muchas señales que justifican nuestra tesis. La situación macroeconómica nunca ha sido tan extrema y los EEUU nunca han estado tan enfocados en salvar la economía. La actitud para lograrlo es de “hacer lo que sea necesario.” También pensamos que la Fed buscara aumentar la inflación como primera prioridad e intentar llegar a su objetivo del 2%. Un dólar débil es uno de los mecanismos para poder cumplir la meta. Sin embargo, dada la cantidad de cortos en el mercado, una reacción positiva a corta plazo podría llegar antes de continuar su tendencia a la baja a largo plazo.

POSICIONAMIENTO


Para conocer más, déjanos tus datos y nos contactaremos contigo.