Canalsecurities
bienes de consumo - Perspectiva

Perspectiva Mensual | Julio 2022

De hecho, fue un repunte del mercado bajista que tuvo lugar durante todo el mes de mayo, ya que los índices se revirtieron y dejaron al S&P con una caída del 21% en el año y al Nasdaq un 30%.

La Fed elevó las tasas en su mayor nivel desde 1994 y se registró en el mes el IPC más alto desde la década de 1970, ya que las presiones inflacionarias continuaron.

Es posible que nos encontremos con más dolor en los mercados de renta variable a medida que los inversionistas integren futuras subidas de tipos y una inflación más duradera en los precios, adicionalmente estamos entrando en los meses de verano los cuales son tradicionalmente más lentos.

Como esperábamos y mencionamos en el informe del mes pasado, los repuntes del mercado bajista pueden ser fuertes e ir lejos, pero los fundamentos detrás de la economía siguen siendo débiles y la inflación continúa sin disminuir, todavía estamos firmemente en una corrección a mediano plazo dentro del mercado alcista a largo plazo 2009-2022. Para el S&P 500 (y a pesar de una ya fuerte caída de más del -20%) los niveles de 3.500 siguen siendo un soporte muy importante que determina este límite del mercado alcista o bajista.

Durante el mes de junio, vimos una poderosa volatilidad en todo momento, pero terminamos el mes de manera negativa en todos los ámbitos. Las señales de advertencia económica se acumularon y mientras que el S&P terminó el segundo trimestre con una caída del -21% en el año y el Nasdaq en un -30%, vimos que el rendimiento del tesoro de Estados Unidos a 10 años se comprimió por debajo del 3% para un mínimo de cuatro semanas. El gasto del consumidor continúa desacelerándose y los signos de un mayor dolor en los mercados de la renta variable son evidentes y las medidas de inflación, como la PCE, siguen aumentando.

Como resultado de la alta inflación, la Reserva Federal sumó su mayor alza de tasas desde 1994. El doble mandato del banco central de baja inflación y bajo desempleo solo ha tenido éxito en el lado del empleo, ya que el mercado laboral sigue siendo fuerte. Powell ha estado tratando de ser Paul Volcker, pero la situación no es comparable: el crecimiento económico en la era de Volcker era mucho más alto y las tasas de interés eran la herramienta adecuada para combatir la inflación.
Al actuar activamente para abordar este aumento de los precios, a la manera de Paul Volcker en la década de 1980, la Fed podría estar cometiendo un triple error.

1) Tendrán poco efecto en el nivel general de precios porque está vinculado a un shock de oferta.

2) Estarían empujando la economía a entrar en recesión más que bajar los precios.

3) Vuelven a poner en primer plano el problema del sobreendeudamiento.

Las presiones inflacionarias se han sentido especialmente en el aumento del precio de la gasolina , con los estadounidenses teniendo que pagar hasta seis dólares por galón. Una década de falta de inversión en capacidad de refinación ha dejado a Estados Unidos sin preparación: el esquisto lo convirtió en el mayor productor del mundo, pero la capacidad de refinación no ha seguido. Junto con Rusia reduciendo el gas enviado a Alemania a través de Nord Stream 1 en un 60%, los países de todo el mundo están en alerta máxima.

Como hemos mencionado antes, las recesiones son retrospectivas y, dependiendo de los números del PIB que obtengamos el próximo mes, es posible que estemos en una actualmente. La gasolina es un buen predictor del consumo económico porque sustenta gran parte de la economía. Del transporte al viaje, para la producción y el consumo, los precios bajos o altos del petróleo pueden ser devastadores si permanecen donde están o suben durante un período prolongado. Ahora estamos observando eso en la economía, pero queda por ver cuánto más dolor está por venir. Sin embargo, es importante recordar que lo que importa no es la verdadera inflación, sino la percepción de la misma y cuánto dura esa percepción.

Seguimos instando a la cautela y consideramos que las inversiones en sectores defensivos son una mejor apuesta. A pesar de la inflación, el efectivo sigue siendo una posición que ofrece opcionalidad. Por ahora, los repuntes son oportunidades para reposicionar las carteras, ya que son repuntes del mercado bajista hasta que se demuestre lo contrario. A medida que los mercados se desaceleran y entramos en el verano, las cifras del IPC y el PIB de julio marcarán la pauta.

Renta Variable

Esta es ahora la peor primera mitad del año para las acciones de los mercados desarrollados en los últimos 50 años, ya que otro mes negativo condujo a un trimestre fuertemente negativo. Sin embargo, el PER para la mayoría de los mercados desarrollados está por debajo de su promedio histórico, según JP Morgan.

En los Estados Unidos, el sector del valor se ha acercado al valor profundo, con el Russell 1000 Value cotizando a 13x PE frente al Russell 1000 Growth a 21x. Sin embargo, es importante recordar que hemos visto la mayor parte de la compresión de PE del numerador, pero si las ganancias se comprimen, podríamos ver que el denominador también baja, lo que significaría precios sustancialmente más bajos al mismo PE.

Con el riesgo de estanflación en aumento a medida que el conflicto ruso-ucraniano continúa impactando al mercado hacia abajo – y la escasez de energía y alimentos comienza a medida que los países comienzan a prepararse para los meses de otoño e invierno- no vemos ningún verdadero alivio para el mercado sin un catalizador real. Los repuntes del mercado bajista son la norma a menos que se demuestre lo contrario y por lo tanto, se utilizan para reequilibrarse. Con el mercado anticipando entre 7-8 alzas de tasas en el resto del año, podemos ver una recesión inducida por la Fed antes de lo esperado. Dentro de la renta variable, preferimos sectores defensivos como Consumer Staples, Healthcare, Energy, Utilities, así como Gold & Silver.

Energía (XLE -17,1%) fue la de peor desempeño en el mes, seguida de Materiales (XLB -13,86%). Nuestros sectores preferidos, Consumer Staples (XLP -2.35%), Healthcare (XLY -2.6%) y Utilities (XLU -4.89%) fueron los de mejor desempeño.

Renta Fija

La renta fija no se ha salvado y además ha tenido el peor inicio de año en décadas. Los bonos del gobierno en particular se han visto afectados, ya que los inversionistas anticipan en las expectativas de que las tasas de interés aumenten un 3,4% en los Estados Unidos, un 3% en el Reino Unido y un 1,6% en Europa para el próximo año.

Durante el mes pasado, vimos que los bonos del Tesoro a 10 años en realidad aumentaron ligeramente, con rendimientos que cayeron por debajo de la marca del 3% para un máximo de 4 semanas, a medida que los temores de recesión volvieron a despertar y los inversionistas comenzaron una rotación hacia activos de calidad que incluyó bonos del Tesoro.

La Fed ahora ha reforzado la opinión de que hará lo que sea necesario para controlar la inflación, con Powell tratando de usar el libro de jugadas de Paul Volcker en lo que creemos que podría ser un error de política al usar el martillo contundente de las alzas de tasas para un problema mucho más complejo.

El miembro medio de la Fed ahora espera tener que elevar las tasas a 3.8% para el próximo año con el fin de controlar las presiones inflacionarias. A los niveles actuales de tasas y diferenciales, vemos el segmento bajo de grado de inversión como una oportunidad para los inversionistas. Ya sea por una recesión, una reversión de la política monetaria o una desaceleración de la inflación… las tasas podrían estar retrocediendo desde los niveles actuales.

La vivienda ahora se ha vuelto inasequible, con el precio promedio de la vivienda un 40% más alto que en 2020 y las tasas hipotecarias explotando del 3% al 6% en un año, lo que demuestra que las expectativas de tasas más altas han reducido el consumo.

Los bonos del Tesoro y la deuda de la Agencia de los Estados Unidos fueron los únicos resultados positivos en renta fija. Las empresas de alto rendimiento (HYG -6,6%) y la deuda en dólares emergentes (EMB -5,4%) fueron las de peor desempeño.

RINCÓN TÉCNICO

S&P 500 (3’825,33) / Gráfico mensual

S&P 500 (3’825,33) / Gráfico semanal


Nuestro primer precio objetivo de 3’800/3’900 se ha alcanzado durante mayo después de haber visto caer los precios por debajo del nivel clave de 4’200 para el S&P 500. Desde entonces, el mercado se recuperó de los mínimos de mayo para alcanzar los 4’170 antes de caer de nuevo a nuevos mínimos a principios de junio en 3’637.

El mercado no es inmune a fuertes reacciones al alza o rebotes técnicos, pero la tendencia a medio plazo debería permanecer a la baja. Cualquier rebote del mercado debe utilizarse para gestionar el riesgo y reequilibrar las carteras con inversiones de valor defensivo.

Vemos que los precios alcanzan los niveles de 3’500 en un punto determinado, que corresponden a la parte inferior del canal ascendente a largo plazo vigente desde 2009 en el gráfico mensual.

3’500 será un nivel de soporte importante para mantener, ya que corresponde a la parte más baja del canal ascendente a largo plazo que se muestra en el gráfico mensual. Cualquier ruptura de este nivel cambiaría la tendencia a largo plazo del mercado de renta variable y abriría la puerta a una situación más dolorosa


Portafolio de inversión

TEMA DEL MES

Productos básicos de consumo: una buena opción de inversión a pesar de las presiones de margen

Una vez que rebajamos la calificación de Renta Variable en febrero, simultáneamente actualizamos el sector de Consumer Staples con la perspectiva de que un enfoque más resistente frente a la inflación ayudaría al sector a obtener un mejor rendimiento. De hecho, cuando lo medimos contra el índice MSCI World, el índice MSCI Consumer Staples ha superado en más del 10%, bajando alrededor de solo un 8% frente a una caída del 18% en el índice más amplio.

La principal diferencia entre sectores tiene que ver con que las empresas de Consumer Staples pueden transferir mayores costos de materias primas a los consumidores. Sin embargo, varias compañías dentro de Consumer Staples se enfrentan a presiones de margen a medida que los precios de los insumos continúan aumentando.

En los Estados Unidos, las últimas cifras de inflación muestran que la inflación es históricamente alta para más del 70% de los bienes y servicios.

La mayoría de estas empresas probablemente aumentarán los precios en los próximos meses. Otras estrategias incluirán el cambio hacia las marcas privadas frente a los productos de marca a medida que los consumidores se vuelven cada vez más sensibles a los precios o las mejoras en el empaque, pero es probable que los márgenes se vean afectados en general.

Sin embargo, hay focos de crecimiento dentro del espacio que nos hacen ser constructivos con el sector. Las demandas específicas de los consumidores, como los alimentos orgánicos, los ingredientes de alimentos de etiqueta limpia, los alimentos veganos, los productos sin lactosa y otros, están abriendo nuevas oportunidades de crecimiento en el mercado de alimentos envasados.

Las empresas que han superado su índice y el mercado han anticipado las tendencias y la demanda de los consumidores. Los productores Nestlé y Tata, por ejemplo, han establecido nuevos canales de distribución directa, mientras que los minoristas Walmart y Woolworth han implementado nuevos modelos de negocio digitales. Nestlé es claramente uno de los líderes en este segmento de innovación.

En general, el sector de productos básicos de consumo está disfrutando de un crecimiento estable de los ingresos debido a la baja elasticidad de la demanda. El flujo de caja libre sigue siendo fuerte. Los rendimientos de los dividendos se encuentran actualmente entre el 2,8% y el 3% para la mayoría de las empresas estadounidenses y europeas y no están en riesgo. Las empresas del sector tienen poca deuda y podrían aprovechar esta flexibilidad financiera para realizar adquisiciones de bajo coste. El sector está pagando actualmente una prima de +23% al mercado con un Fwd P/E de 21.2x vs. 17.15x para el S&P 500, lo que ciertamente se justifica en vista de la mejor visibilidad y estabilidad de los resultados, pero los múltiplos podrían contraerse aún más en una fase pronunciada del mercado bajista, especialmente si los márgenes continúan comprimiéndose.

Si bien esperamos una mayor caída de las acciones, podría haber reacciones positivas a corto plazo que sean oportunidades para reducir el riesgo y cambiar las asignaciones hacia sectores más resistentes como Consumer Staples. Con todo, favorecemos a las empresas que tienen la capacidad de mantener su margen aumentando los precios o a las empresas que se centran en las nuevas demandas específicas de los consumidores, como los alimentos orgánicos, los ingredientes de alimentos de etiqueta limpia, los alimentos veganos, los productos sin lactosa y otros.

Síguenos en Linkedin | Instagram | Facebook | Twitter | Youtube


Canalsecurities