Canalsecurities

Perspectivas | Noviembre 2021

RESUMEN DEL MES

  • Los mercados de valores sufrieron durante el mes, inicialmente por los temores inflacionarios y luego por la aparición de la variante Ómicron, lo que permitió al S&P 500 tras unos últimos días positivos cerrar con una pérdida del 1%.
  • Es probable que el mercado haya reaccionado de forma exagerada al anuncio de Ómicron, ya que no hay datos suficientes para saber cómo se verán afectadas las personas y las economías ante esta nueva variable del Covid-19.
  • Consideramos que enfrentaremos niveles altos de volatilidad durante las próximas semanas, puesto que los indicadores de amplitud muestran debilidad y la variante puede descarrilar la recuperación, llevándonos de vuelta a una situación neutral.

ESQUINA MACRO

Noviembre fue un mes difícil para los inversionistas, tanto desde un punto de vista de la acción del precio como de tener una clara visibilidad del escenario. Los mensajes fueron mixtos, por lo que la incertidumbre sigue siendo elevada. El mes de noviembre presentó dos situaciones particularmente discordantes: una inflación mucho más alta de lo esperado y una nueva cepa de COVID-19 golpeando los mercados el viernes después del Día de Acción de Gracias.

Con respecto a la inflación, hemos apoyado durante mucho tiempo la opinión de que, como mínimo, no será transitoria en los próximos meses. Las fuertes restricciones de suministro y los cuellos de botella exacerbados por la vuelta de los consumidores a las compras han hecho que los precios más altos sean omnipresentes. Además, los costes de la energía se han disparado durante el año y con la invasión del invierno, es poco probable que baje. JP Morgan recientemente índico que espera precios de más de USD 120 para el petróleo. Finalmente, la Fed no puede o no quiere subir las tasas más rápido de lo anticipado a causa del impacto que tendría en el mercado, así como al tamaño del déficit masivo actual. Por ende, deberíamos esperar, al menos en el mediano plazo, más inflación y mayores expectativas de la misma, por lo tanto, tasas reales negativas. Los 10 años de EE. UU., han reflejado la volatilidad en las expectativas, habiendo tenido un rango de volatilidad de ~20pbs a lo largo del mes.

Con todas estas variables de incertidumbre que entramos a fin de mes. La semana de Acción de Gracias, por lo general tranquila y corta, estuvo plagada de eventos. Primero, nuevamente ha sido nombrado Jerome Powell por un período adicional de 4 años. Por lo que es más probable que se mantenga el status quo y por lo tanto, se incluirán algunos aumentos de tasas en los próximos 12 meses. Sin embargo, la semana terminó con una caída de los mercados de más del 2% después de que se anunciara una nueva variante de COVID-19, Ómicron, y comenzaron los temores de que los encierros volverían por todo el mundo. En nuestra opinión, el mercado reaccionó de forma exagerada a las noticias, por lo cual esperamos que esta comportamiento se enfríe en cierto punto, ya que el mundo está mucho más preparado hoy que en el 2020. En otras palabras, el mercado podría permanecer entrecortado durante un tiempo, sin embargo, cualquier corrección a corto plazo parece una oportunidad para comprar la caída.

Si bien algunos pueden establecerlos, los países ahora han demostrado que las restricciones completas son ineficaces. Además, dado que más de la mitad de la población mundial tiene al menos una dosis de una vacuna, no esperamos que los países cierren por completo sus economías o fronteras. Necesitamos más información para determinar si Ómicron demostrará que la tesis es incorrecta, no obstante, los primeros datos son alentadores. Un estímulo adicional también podría exacerbar la inflación y sus expectativas, descarrilando los planes económicos.

Esta variante dañó a las empresas de pequeña capitalización y otras jugadas cíclicas, con lo cual se prepara el escenario para movimientos agitados en el corto plazo. Los temores fundamentales debido a Ómicron y las alertas técnicas, como los indicadores de amplitud deficientes, nos llevan a tener una postura más neutral en el corto plazo. Esto ofrece una buena oportunidad para que los inversionistas tomen beneficios de sectores sobreponderados como Energía y utilicen los recursos para inversiones tácticas.

Sin embargo, la agitación debe verse como una oportunidad para los inversionistas porque el panorama fundamental y económico no ha cambiado. El crecimiento de la economía no igualará a 2020 conforme a que el efecto base se desvanezca, pero según todas las medidas, la actividad continúa fuerte y la expansión sigue siendo el escenario base. Finalmente, en caso de temores extremos, la Fed aún puede llegar a anunciar una desaceleración en sus planes de tapering, lo que el mercado podría ver como un desarrollo positivo.

Por el momento, el miedo a la inflación por parte de la Fed está más inclinada a acelerarla, todo sigue siendo muy dinámico en el mundo actual que han creado.

RENTA VARIABLE

Noviembre comenzó con una temporada de beneficios del tercer trimestre muy sólida, con la gran mayoría de las empresas superando las ventas y las ganancias. Inicialmente habíamos actualizado nuestro posicionamiento a Sobreponderar antes de reevaluar y volver actualmente a Neutral.

El principal motivo del cambio hacia atrás fue el debilitamiento de los indicadores técnicos y de amplitud, junto con los temores de la variante Ómicron que pueden retrasar la recuperación económica o causar una acción de precio entrecortado y volátil durante las próximas semanas. Si bien esperamos que el mercado haya reaccionado exageradamente a la noticia y podría revertirse, es muy pronto para decir cuál será el impacto final. Necesitamos más datos y por ello lo prudente es esperar y no sobreexponerse.

En la misma línea, decidimos tomar ganancias en el sector de Energía, un asombroso 49% para el año (XLE + 48.84%) y bajar a Neutral, ya que la demanda podría sufrir un recorte. Además, las industrias, en especial las aerolíneas, seguramente se verán afectadas a corto plazo por las restricciones de movilidad y la reducción de viajes por miedo a la variante. El sector ha tenido un buen desempeño, pero el crecimiento debería disminuir y, junto con el nerviosismo de Ómicron, volvemos a la neutralidad.

Con todo, el mes fue -1% negativo para el S&P después de un fuerte repunte en los últimos días del mes. Sin embargo, los sectores fueron mixtos, con Tecnología (XLK + 3,69%) a la cabeza, seguida de Consumo discrecional (XLY + 0,48%). Mineras de Oro (GDX + 0.86%) que llegó a obtener a una ganancia de casi el 10% antes de devolverlo todo. Los peores resultados fueron Finanzas (XLF –5,99%), seguidos de Comunicaciones (XLC -6,30%) y Energía (XLE -5,73%).

RENTA FIJA

La Renta Fija tuvo un mes muy agitado, golpeada por la alta inflación, sin embargo, cifras mejores de lo esperado, y luego la huida hacia la seguridad cuando los mercados de valores colapsaron en Acción de Gracias provocó un gran movimiento.

No obstante, con las curvas de rendimiento que terminan el mes un poco más bajas (el 10 años cerró cerca del 1,5%), el crédito de mayor duración fue el mejor. Los bonos del Tesoro de más de 20 años obtuvieron mejores resultados que el mes pasado (TLT + 3,52%). En general, una inflación superior a la esperada mantiene los rendimientos reales muy deprimidos. El sector de Bonos Convertibles (CWB -5,48%), debido a las opciones integradas afectadas por la volatilidad de la renta variable fueron los de peor desempeño.

Creemos que encontrar rentabilidades reales positivas en el mercado de bonos será muy difícil durante el próximo año. Hay una confluencia de factores que están conspirando para prolongar el bajo rendimiento de la renta fija. En primer lugar, el USD se fortalece en el corto plazo, ya que la posibilidad de tasas más altas aumenta la demanda. La expectativa de tasas más altas, a su vez, reduce los precios de la renta fija. Por lo cual, aunque sabemos que un dólar fuerte con alta inflación solo es fuerte temporalmente, los precios de los bonos sufrirán. Adicionalmente, la Fed solamente puede subir las tasas hasta cierto punto, puesto que la deuda de EE. UU. se ha disparado y hace insostenible un mayor costo de interés. Por lo tanto, solo podemos asumir que los rendimientos reales sufrirán y la renta fija, como clase de activo, continuará siendo difícil con una base ajustada al riesgo.

Seguimos con un posicionamiento de de infra ponderación (Underweight) en todos los ámbitos y la renta fija como clase de activo durante los próximos 6 a 12 meses. Dentro de la Renta Fija, solo somos Neutrales en el segmento de menor duración y la parte baja de la curva de emisiones de grado de inversión en Mercado Emergentes.

ESQUINA TÉCNICA

Russel 2000 (2’147.42) / Gráfico Semanal

S&P 500 (4’513.04); % de Miembros sobre la Media Móvil de 200 días

  • El Russell 2000 ha estado dando una señal muy fuerte el mes pasado con un nuevo máximo y una ruptura de un patrón de consolidación de triángulos. ¡Esta señal ha sido completamente cancelada, ya que los precios se corrigieron de nuevo por debajo de los niveles de soporte formando una “trampa alcista”!
  • Este tipo de señal falsa o Bull Traps son por lo general bastante negativos, cancelan por completo la dirección original y la mayoría de las veces se invierten en el otro lado.
  • Al mismo tiempo (y ya estuvo presente el mes pasado), la amplitud del mercado se está deteriorando. Como ejemplo, la cantidad de acciones que se encuentran por encima de su promedio móvil de 200 días ha ido disminuyendo de julio a noviembre, creando una divergencia negativa con el mercado que formó nuevos máximos. Este escenario implica una situación poco saludable, donde el mercado sube solo por la gran capitalización y no a la cantidad de existencias. De alguna manera, esto demuestra la cautela de los inversionistas, que invierten en lo que consideran más seguro.
  • Vemos este daño técnico como una razón importante para cambiar nuestra calificación de Sobrepeso a Neutral. Cualquier caída adicional del mercado no sería sorprendente … aunque seguirá siendo una oportunidad para comprar la caída.

TEMA DEL MES

La temporada de ganancias del tercer trimestre ha sido excelente … a pesar del problema de la cadena de suministro

La temporada de resultados del tercer trimestre ha vuelto a sorprender al alza, con un crecimiento del BPA del 41%, un 9% por encima de las expectativas. Alrededor del 82% de las empresas obtuvieron ganancias por encima de las expectativas. El S&P 500 reportó el segundo mayor crecimiento de ingresos desde 2008 y el tercer crecimiento más alto en BPA desde 2010, con los once sectores de S&P reportando un crecimiento de ganancias interanual. Los sectores de Energía, Materiales e Industrial, algunas de nuestras principales preferencias durante el año, han liderado el resto.

Sin embargo, a pesar del gran éxito de las ganancias, las limitaciones de la cadena de suministro han llevado a las compañías a emitir una guía de ganancias negativas, ya que las empresas ven que los márgenes de ganancia se comprimen en el cuarto trimestre. El 72% de las empresas que informaron han citado el término “cadena de suministro” durante su presentación de resultados a sus accionistas.

De estas, el 100% de las empresas de Materiales, Productos de consumo básico e Industriales han mencionado este término. Con este contexto, el margen de beneficio neto estimado para las empresas del S&P 500 es del 11,8%, inferior al observado en el segundo trimestre de 2021, pero aún se encuentra en niveles saludables. Lo preocupante es que el impulso de las ganancias se está desacelerando, ya que tanto el efecto base se desvanece como los vientos en contra comienzan a aparecer.

A pesar de la desaceleración del impulso de las ganancias, las valoraciones en cuanto al ratio Precio/Beneficio (PER) a futuro siguen siendo atractivas y sólidas, con un crecimiento general del Beneficio por Acción (BPA) del 45% y un incremento de los ingresos del 16%. Actualmente, los analistas pronostican un aumento de BPA de solo un 9% en 2022 en relación con 2021, sin agregar ninguna subida de impuestos que podamos ver en el futuro. Si creemos que los números de PER futuros son razonables, esto nos deja con un nivel de 21,4x, en comparación con el promedio de 5 años de 18,4.

Con la falta de oportunidades en renta fija, impulsada por tipos reales bajos o negativos, estas valoraciones no son lo que consideraríamos territorio de burbuja, pero la selección del sector será clave.

Desde el punto de vista de la valoración pura, la atención médica, los materiales, las finanzas y la energía tienen un PER adelantado atractivo, todos en los cuales históricamente hemos tenido calificaciones de sobreponderación y hemos preferido a lo largo de 2021.

Como mencionamos anteriormente en nuestro informe, la agitación reciente del mercado ha cancelado las rupturas y nos ha llevado a pensar que podría estar formándose una trampa alcista. Con la variante Ómicron generando incertidumbre, probablemente veremos agitación y precios más bajos durante las próximas semanas. Esto es importante dado que cualquier avance de S&P se ha producido sin amplitud, el mercado está frenado por unas pocas acciones de gran capitalización.

La divergencia negativa debe arreglarse para que los avances del mercado continúen. Con agitación en el corto plazo, todavía vemos las caídas como posibles oportunidades de compra, ya que la economía sigue avanzando con fuerza y ​​las ganancias de la empresa reflejan ingresos y balances sólidos.

POSICIONAMIENTO


Canalsecurities